Palabras de Vida Septiembre

MÁS QUE PALABRAS.

Y cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí Señor, tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos.
Vuelve a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Le responde: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis ovejas.
Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro, entristecido de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? Le dijo: Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas. Juan 21:15-17

Los momentos difíciles son los que prueban nuestro carácter y personalidad, todos los seres humanos tenemos una forma de ser y de comportarnos y hay ocasiones donde no reflexionamos en nuestras palabras, es decir no pensamos lo que decimos.
Este fue el caso del apóstol Pedro quien en un momento de su vida dijo a Jesús que estaba dispuesto a morir por Él, sin embargo horas después por el miedo a la muerte y a la persecución negó a Jesús en tres ocasiones.
A veces no pensamos para hablar sino que hacemos todo lo contrario, hablamos y después pensamos lo que dijimos, sabiendo que lo dicho sea bueno o malo traerá sus resultados.

Cuando Jesús resucitó se presentó nuevamente a sus seguidores y estos no lo reconocieron fácilmente pues sus corazones estaban llenos de tristeza y desmotivación, habían perdido la fe en Cristo, todo lo que habían aprendido del Maestro se había olvidado, sin embargo Jesús no olvidó lo que había dicho y prometido, todo lo contrario regresó de la muerte para reunirlos de nuevo y darles nuevamente fe y esperanza.

Con este reencuentro trajo de nuevo motivación a sus seguidores, pero Pedro fue confrontado cuando Jesús en tres ocasiones le preguntó repetidamente si lo amaba, a lo que el apóstol respondió que sí, pero la presión de la pregunta hizo que Pedro dijera: “Señor tú lo sabes todo”.
Pensamos que Pedro tuvo que recordar las tres veces que negó al Señor pues Jesús preguntó tres veces lo mismo, pero también Jesús le dijo: si me amas apacienta a mis ovejas, en otras palabras “si me amas haz algo bueno para Mí”, es decir que el amor, y el aprecio debe ser más que palabras.

La invitación de hoy es a reflexionar en lo que decimos a otros. Las palabras nos comprometen y crean expectativa o ilusión, cuando decimos a alguien que es importante para nuestra vida pero nuestras acciones no lo demuestran estamos siendo mentirosos.
Cuando nos comprometemos con otra persona debemos ser consecuentes con ese compromiso, no digamos lo que no vamos a cumplir, pensemos antes de hablar para evitar desilusiones e inconvenientes.
Deseo que Dios te bendiga y te ayude en medio de cada situación.

Pastor Carlos H. Serna R.
Orientador espiritual CCAH.

Compartir en:

Colegio Campestre Anglo Hispano

Related Post

1
Bienvenido al Colegio Campestre Anglo Hispano
¿En que podemos ayudarte?
Powered by

En este portal utilizamos "cookies" propias y de terceros para gestionar el portal, elaborar información estadística, optimizar la funcionalidad del sitio y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias a través del análisis de la navegación. Puede conocer cómo deshabilitarlas u obtener más información aquí