Palabras de Vida Marzo 2019

 Un gran médico

Padecer una penosa enfermedad o tener un ser amado que la padezca es sin lugar a dudas una experiencia muy difícil, mas aún si el tratamiento médico no arroja los resultados esperados o en el
peor de los casos, ir de un consultorio para otro genera confusión por los puntos de vista tan diferentes entre un médico y otro.
Ante un panorama así, la recomendación de una medicina que ha dado resultados comprobados en miles de personas y que es suministrada por un médico certificado se convierte más que en una
alternativa, en una esperanza cierta de la cual pegarse.
Algo como lo anterior sucedía hace casi dos mil años: se hablaba de un Jesús de Nazareth que curaba enfermos y además daba asombrosas enseñanzas. Desde entonces su fama no para de
crecer, siguen siendo muchos quienes dan testimonio de enfermedades curadas, vidas transformadas, matrimonios restablecidos, adicciones superadas.
Lucas 5:15 narra “Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades”.
Ante la adversidad o simplemente en la lucha diaria; en la enfermedad y también en la salud; cuando nuestra vida parece perder sentido y cuando lo tiene más que nunca no dude en buscar. Dios es el médico y su medicina la Biblia.
Si no asistes a ninguna iglesia cristiana ni católica, no pierdas la oportunidad de buscar una relación personal e íntima con Dios en la oración y leer su Santa Palabra, con toda seguridad hallarás
consuelo y tu vida será mejor.
Cuando algo extraordinario ocurre es un milagro, vivir ya de por sí lo es.

Jhon Mario Quintero Arcila
Orientador Espiritual CCAH.

Compartir en:

Colegio Campestre Anglo Hispano

Related Post